El Mediterráneo se calienta y amenaza con alargar la temporada de gota fría