Muerte por masturbación laboral, el extraño caso de un sanitario neoyorquino