Los peregrinos animan la economía de hosteleros y restauradores