Leonard Cohen vuelve con un disco lleno de pura emoción