El LHC se convierte en el acelerador de partículas más potente del mundo