Koldo Losada se desangró en el sofá tras ser golpeado con una escultura de 11 kilos