La muerte de Kim Jong Il desata una ola de histeria en Corea del norte