Kevin Spacey toca fondo por los abusos sexuales: su última película solo recauda 300 euros