Tener dos costillas menos, la última locura del nuevo 'Ken humano'