Junts pel Sí y la CUP aprobarán la ley de desconexión antes del 1 de octubre