Investigadores del CSIC describen un nuevo mecanismo implicado en la transferencia de resistencia a los antibióticos