Iglesias tiende la mano y Ábalos recoge el guante