Honores, sombreros imposibles y hasta té con pastas, en el primer día del los reyes en Londres