Hollywood quiere silenciar el Twitter y el Facebook de los actores