Pizza, paella... ¿y ahora teleópera?