Sólo una causa benéfica consigue sacar a Hillary Clinton de su escondite