Hamburgo, convertida en un 'infierno' por las protestas contra el G-20