Las hijas de la Guardia Urbana detenida vieron a su madre ensangrentada la noche del crimen