La Guardia Urbana custodia las urnas de Barcelona para impedir el referéndum