Los agentes de la Guardia Urbana detenidos comieron con sus compañeros el día del hallazgo del cadáver