Un médico británico afirma haber facilitado sustancias dopantes a 150 deportistas