Gracias a la crisis, el ' sí, quiero' dura más tiempo