Goliath, la vaca que se cree un perro