Di Stefano, su mejor gol jamás visto