El Gobierno francés calcula que las víctimas de los atentados recibirán 300 millones