El Gobierno negocia con los agentes sociales por separado