El Gobierno de Chile, incapaz de identificar a las víctimas, rebaja la cifra oficial a 279