El Gobierno apela a la seguridad para no dar datos de Casa del Rey y embajadas