El Gobierno y el Banco de España responden al acoso de los mercados