El Gobierno brasileño considera que la publicidad que protagoniza la modelo es sexista y transmite una imagen equivocada de la mujer.