Los países del G-8 acuerdan limitar el aumento de las temperaturas a no más de dos grados centígrados