El G-20 no logra desbloquear aún la guerra de divisas