El G-20 se consolida como árbitro económico y promete duras reformas financieras