El rescate que terminó convirtiéndose en el mejor selfie del año