Fin de semana crucial para Sócrates y Merkel