La muerte de Fidel traslada a Washington la amenaza al deshielo