Marcos y Janaina, una familia aparentemente normal