Apareció Facebook... y ¿se fue el amor?