El FMI pronostica una mejoría de las principales economías, menos de la española