El FMI pide elevar la productividad del mercado español, pero sin bajar los salarios