El FMI rebaja su previsión de crecimiento de la economía mundial en 2010 y 2011.