El origen insospechado del autismo, la fibromialgia y la depresión