La Policía deja con la boca abierta a quince mil niños durante su exhibición en Las Ventas