Alemania recibió datos sobre una "amenaza concreta" en el estadio de Hannover