Europa cierra la puerta a cualquier mediación en Cataluña y dice que la independencia traería el caos