Los hooligans rusos grabaron sus salvajadas con una cámara go pro