Juego duro entre el Gobierno y Cataluña a cuento de la “estelada”