En España hay 81 presos yihadistas: la mayoría jóvenes, sin estudios y magrebies