España es el segundo país europeo con mayor índice de obesidad