España logra reducir en un 8 por ciento sus emisiones de CO2